Guía para la correcta elección y sustitución de la batería de nuestro vehículo

Es esta nueva guía explicaremos como cambiar correctamente la batería de nuestro coche sin tener que acudir a un taller para que la sustituyan. Ahorraremos tiempo y dinero en la operación al hacerlo nosotros mismos. Al final de esta guía explicamos incluso como comprobar el sistema de carga para confirmar si el problema por el cual el coche no arranca, se trata o no de una batería en mal estado.

Léase esta guía completamente antes de comenzar con la tarea.

 

¿Como saber que batería debo comprar?

Como ya comentábamos en nuestra guía de mantenimiento de la batería, existen varios tipos de este elemento en el mercado, aunque su coche llevara una de un tipo, podría montar otra mejor, pero ha de tener claro que tipo de batería quiere comprar, aqui le presentamos las diferencias entre las más comunes hoy en día.

Diferencias entre AGM y GEL

Las baterías AGM son una nueva generación de baterías selladas tipo plomo-ácido, desarrolladas en la década de 80 para uso en la aviación militar, donde la confiabilidad y el rendimiento son fundamentales.

AGM es la abreviación de Absortion Glass Mat, donde el ácido se absorbe mejor y más rápido por placas de plomo de la batería, ya que una delgada manta de fibra de vidrio inmoviliza el ácido entre ellos. No es nuestro objetivo ir muy profundamente en la parte química, pero es interesante notar que la batería AGM tiene una resistencia eléctrica interna muy baja. Esto, combinado con la migración más rápida de ácido permite que las baterías AGM entreguen y absorban tasas más altas de corriente eléctrica que otras baterías selladas durante su carga y descarga. Además, las baterías con tecnología AGM se pueden cargar a una tensión normal, como cualquier otra batería plomo-ácido, no es necesario volver a calibrar los sistemas ya instalados o comprar cargadores especiales para ese tipo de tecnología.

Por otro lado, las baterías GEL, son baterías plomo-ácido selladas, donde el electrolito no es líquido, pero si gelíficado. Poseen menos evaporación y un aumento de la vida útil, garantizando un número mucho mayor de ciclos de carga y descarga. Estas baterías soportan descargas profundas y ambientes con vibraciones, golpes y altas temperaturas. Tienen también un voltaje más estable durante la descarga, que es ideal para uso con inversores.

Las baterías de GEL deben cargarse con tensiones más bajas, por eso el alternador debe estar correctamente ajustado para ese tipo de baterías.

Tendrá que tener en cuenta no sólo el tipo de batería, si no una serie de características en las que debe fijarse a la hora de comprarla. Son las siguientes, por orden de preferencia.

Capacidad nominal. Es la cantidad de carga o potencia eléctrica que la batería puede suministrar bajo unas condiciones de temperatura, carga y humedad concretas. En la batería encontraremos este parámetro impreso en ella con la unidad Ah (amperios hora).

Capacidad disponible. Se le llama así a la cantidad de amperios que se puede almacenar en la batería, luego es una medida directa de su capacidad.

Intensidad de arranque en frío. Indica la corriente máxima que nos puede entregar la batería a baja temperatura (arranque en frío), viene impreso en la batería como A (amperios) y es un factor impotante a tener en cuenta, especialmente en vehículos Diesel por su mayor relación de compresión. Existe una relación casi directa entre este parámetro y el anterior pero no siempre es así, especialmente en baterías económicas por lo que conviene tenerlo presente.

Tasa de capacidad de reserva. Es el periodo de tiempo, en minutos, durante el cual la batería, estando cargada al 100% consigue entregar 25 amperios a una temperatura concreta, normalmente 27 grados centígrados, sin que la tensión de batería baje de 10.5 volts. Este factor es también importante a la hora de mantener el vehículo sólo con contacto y sin arrancar el motor.

Auto descarga. Este parámetro es importante para vehículos que van a estar largas temporadas parados o de uso de fin de semana y también para baterías que van a ser almacenadas. La auto descarga es el nivel de carga que gasta incluso con la batería desconectada. Hoy en día este parámetro suele ser del orden del 0.1% de la capacidad de carga de la batería por día. Las baterías más baratas suelen tenerlo más elevado acelerando su descarga aún sin ser usadas.

Tiene que tener especial cuidado a la hora de elegir la batería que sea de al menos las especificaciones mínimas recomendadas por el fabricante para su coche, puede sustituirla por una con más capacidad o tamaño pero nunca ha de ser inferior en especificaciones de la que el coche monta de origen

Aparte del tipo de batería y sus características, tendrá que tener algunos datos más en cuenta para una correcta elección de la batería, que son su tamaño, formato de los polos, marca y fecha de fabricación.

  • Tamaño

    Tenga en cuenta el tamaño de la batería, no se debería sustituir por una de inferior tamaño, no sólo por que no quedaría bien anclada al chasis del coche, si no que sus especificaciones posiblemente, no serían las correctas para trabajar correctamente en nuestro vehículo. Tampoco debería elegir una batería de un tamaño mayor del que quepa en el habitáculo por idéntico motivo.
  • Fecha de fabricación

    Suele ir impresa en la pegatina de la batería, rechace baterías con más de tres o cuatro meses de antigüedad a no ser que se almacenen secas, con el electrolito aparte, ya que todas las baterías tienden a envejecer y a descargarse estén siendo utilizadas o no, sobre todo si son de plomo/ácido.
  • Posición y formato de los polos

    Antaño todas las baterías contaban con polos de conexión cónicos y algo más grande el positivo que el negativo para evitar confusiones fatales, actualmente existen otros tipos de conexiones como por ejemplo el empleado en origen por los vehículos Ford y que es incompatible con el formato clásico, además las conexiones pueden venir en un sentido u otro (+/- o -/+) o en raras ocasiones cruzados, luego a la hora de sustituir la batería se ha de tener presente tanto el tipo como la posición de los polos.
  • Marca

    Si su presupuesto no es ajustado para esa operación, elija una marca de reconocido prestigio, que dé al menos 2 años de garantía, ya que la vida útil varía notablemente de una marca a otra. Las marcas reconocidas utilizan mejores materiales y tienen unos controles de calidad superiores que hacen que sus baterías duren hasta 4 veces más sin tener que ser sustituída.

Herramienta necesaria

  • Un juego de llaves fijas.
  • Guantes de latex, nitrilo o similares.
  • Gafas de protección.
  • Una mascarilla.

Como cambiar la batería paso a paso

1.- Quite el contacto y saque la llave del coche. Es importante que el vehículo no tenga el contacto puesto a al hora de sustituirla para evitar imprevistos.

2.- Localice el emplazamiento de la batería. Depende de la marca y modelo de su coche, puede estar en un lugar u otro.

  • En el compartimento del motor, abriendo el capó.
  • Dentro del habitáculo, debajo del asiento delantero.
  • En el maletero, debajo del guarnecido.

3.- Deje la batería a la vista. Algunos vehículos, sobre todo los más modernos llevan uan carcasa protectora y una malla para protegerlas de las bajas temperaturas. Normalmente no hará falta utilizar ninguna herramienta, se liberan con relativa facilidad, aunque en algún caso necesitará una llave hexagonal o destornillador común.

Utilice guantes de latex para realizar la operación. Si lo cree necesario, por roturas en la carcasa de la batería con peligro de derrame del electrolito, utilice también gafas protectoras y mascarilla.

4.- Desconecte los bornes antes de liberar la batería de su emplazamiento. La operación se debe realizar soltando primero el borne negativo para evitar cortocircuitos. Recuerde la posición de los cables o sáquele una foto para recordar la posición natural de la batería y de su conexionado.

5.- Libere ahora la batería de su emplazamiento. La batería lleva un 'dispositivo' de anclaje al chasis, el cual suele estar sujetándola de forma vertical con uno o dos pasantes. Recuerde la posición de estos.

6.- Saque la batería de su emplazamiento. Tire de ella hasta que deje libre el hueco y recuerde su posición.

7.- Introduzca la nueva batería en su lugar. Colocándola en el mismo sentido y posición, ya que el orden de los polos (+ y -) no debe invertirse en ningún caso. Las baterías deben siempre conservar su posición natural, bajo ningún concepto pueden volcarse ni tumbarse so pena de derrame de electrolito que, como ya se dijo, no es otra cosa que ácido sulfúrico diluído.

8.- Asegure la batería al chasis con el sistema de sujección tal como estaba colocado antes de soltarla. Cerciórese que la batería no se mueve de ninguna de las maneras de su emplazamiento tras el apretado antes de continuar.

9.- Coloque y apriete el cableado de los bornes, empezando por el positivo y terminando por el negativo, de tal modo que quede inmóvil, pero no aplaste ni dañe los bornes. Si lo desea puede aplicar grasa o vaselina a los bornes para protegerlos una vez apretado el cableado.

No invierta nunca el orden del cableado, el rojo del vehículo suele ser, por norma, el positivo y el negro el negativo, en la batería viene impresa la polaridad del cable correcto.

10.- Finalmente, coloque de nuevo la malla y la carcasa en caso de tenerla.

 

Nunca pose ni deje herramientas u objetos sobre la batería. Almacene la vieja batería en un lugar seguro hasta que pueda llevarlo a un lugar especializado para su reciclaje.

 

¿Cómo comprobar el sistema de carga?

Es posible que aunque su coche no tenga batería suficiente para mover con la suficiente energía el motor de arranque y poner en marcha el motor, no sea este elemento el que sea necesario sustituir, si no algún elemento del sistema de carga, principalmente el alternador. Puede que le haya pasado alguna vez que una vez cambiada la batería pareciera todo correcto, pero al día siguiente el coche vuelve a no querer arrancar. Procederemos entonces a comprobar el sistema de carga. Necesitaremos para esta tarea un polímetro.

Primero con el coche sin contacto, abra el capó del motor y desmonte – si es preciso – las tapas que cubren la batería hasta llegar a los bornes de la misma.

Nunca lleve a cabo esta medida sin comprobar el correcto conexionado de los bornes del polímetro, si este se encuentra en “medida de intensidad” (A) existe riesgo de cortocircuito lo que puede provocarnos graves quemaduras, daños en el sistema eléctrico e incluso un incendio.

Encendemos el multímetro o tester y seleccionamos la escala de 20 voltios de tensión contínua. Los cables generalmente deben conectarse el negro en el terminal negro (marcado como común) y el rojo al terminal rojo para medir la tensión (marcado como V/R – ya que se utiliza para medir la tensión y la resistencia).

Colocamos la punta del cable rojo en el borne positivo de la batería y la punta del cable negro en el borne negativo de misma. El valor que debería mostrar sería por encima de 12 voltios. Si fuera inferior, la batería debería como mínimo ser cargada.

Con el multímetro en la misma posición, ponemos contacto y damos al arranque. En el momento de arranque debemos comprobar que la tensión no descienda a menos de 10.8 voltios. Generalmente, si la batería baja de ese valor, se encuentra defectuosa, aunque podríamos intentar recuperarla realizando una carga lenta de la misma en un taller.

Una vez el coche arrancado, a ralentí acelerado (al menos 1500 rpm.) y con las luces de cruce encendidas el valor obtenido en el multímetro deberá rondar los 14.5 voltios, si no fuera así, si esta tensión estuviera por debajo de 13.8 o por encima de 15 V. el alternador no estaría cargando bien y por lo tanto deberíamos llevar el coche al taller para su verificación.

Por último, el fallo también puede ser debido a que, tras quitar el contacto y abandonar el vehículo algún consumo queda conectado y descarga lentamente la batería, son clásicos los casos en que una puerta o el maletero quedan mal cerrados y su lamparita de iluminación descarga la batería en menos de 24 horas; Idem de las luces. Otro ejemplo típico es un autorradio o algún tipo de accesorio eléctrico (por ejemplo un dispositivo de manos libres, una alarma o un amplificador de sonido) recientemente instalado pero mal cableado, con los positivos permanente y después del contacto intercambiados; estos son los puntos que primero se deben revisar tras lo cual y si el problema no mejora solo nos restará llevar nuestro coche a un taller de confianza pues localizar una fuga de intensidad es una labor propia de personal cualificado.

Redes Sociales

Twitter
Facebook
Flickr

Contacta con nosotros

PREVENCAR

Skype - prevencar.es

msn - info@prevencar.es

envíanos un email